martes, 16 de febrero de 2016

¡Aromas Renacentistas de un Toreo Reposado, Arropándose con Las Sábanas del Arte, Para Soñar con La Grandeza que La Madurez, Le ha Brindado con Calidad y Clase!

Foto: Golfredo Rojas

Por: Juan Mariano Monasterios Bernal

Es supremamente halagador suspirar desde los tendidos altos al olfatear los aromas renacentistas, de un torero caraqueño que ha desparramado arte del bueno en la arena del coso de Pueblo Nuevo, que delirante. Son los sentidos del aficionado que se despiertan ante el gustarse del moreno torero que con denotada sapiencia hizo correr las encantadas telas por los aires san cristobalenses, fue todo señorío el toreo del mimado por los aficionados franceses de dos décadas y media de años atrás, sumido en la añoranza de la justificada peña gala, se despertaron un cumulo de suspiros desde los más retundidos sentimientos de interpretar el toreo, floreciendo maravillosas posturas del buen torear, andares de valorarse como artista caro, dándole un revulsivo de divinidad al renacimiento del arte que atesora al dejarse acariciar, por lo apacible  de sus torerísimas expresiones al consumar la grandeza del arte ¡Fue todo relajarse en la consumación del Arte, de un torero que desparramó ser Cortés como estandarte!


Denotando en su moreno rostro el río incontenible de los sudores que refrescan la madurez atesorada en sus maneras de interpretar y saberse hacedor de arte, pero de esos artistas que cuando trazan sus lances y pases los consumen echando el percal y la muleta con suma seriedad por delante, con la suavidad de muñecas que exigieron los bureles antioqueños del Capiro del Son Son al tiernamente saludarles, para templarles magistralmente con cada lance y, despedirles con la suavidad de su dislocadas caderas vaciando el renacer de su torear con clase, instrumentando la más exquisita melodía en las partituras del temple hecho arte, al son son de las formas de un caballero apellidado como Cortes, que siendo delicadamente cortés con la firmeza de plantas ha derrochado valor sin aspavientos, tan solo el valor necesario para haber creado desde las cenizas de su carrera, el renacimiento del ave fénix de su depurado torear con aditivos de exquisitez en cada remate, en sentidas tandas toreras de renovado ensueño por ser alguien importante ¡Atrás han quedado tardes de rigidez en los andares, en San Sebastián se ha parido el Erick bohemio, con suma fe en el anhelado renacimiento de su torear con sobrados visos de arte!

Foto: Golfredo Rojas
Solo en la intensidad aterradora del tensar de las figuras que se encaminaban en el cruce del ruedo, solo en ese preciso momento donde no hay marcha atrás, ni mas allá y no hay por donde escaparse, tan solo es allí donde se anudan las gargantas resecándolas hasta oprimir los pechos a los verdaderos toreros, el miedo que se define como compromiso aderezado de tan escalofriante condimento de salerosas tensiones, que se murmulla como alud de incontenibles exigencias desde los tendidos reclamando la justificación absoluta a los poseedores del arte, es tan solo al son del pasodoble San Cristóbal Andina donde se palpó en tan litúrgico paseo la tensión acumulada en el torero caraqueño, manifestándose al mismo tiempo la intensidad que brotaba ante la magnitud del compromiso, solo San Cristóbal les trasmite a los toreros la impresionante exigencias del monstruo de mil cabezas, ese el cual le atizaba ardientemente su seda y oro, con sus concienzudas y desquiciantes miradas de aficionados que con suma atención, focalizaron sobre el torero caraqueño, es que se percibió a montón lo irritante del ambiente, por todas partes. Al hacer el paseíllo en la Monumental Plaza de Toros de Pueblo Nuevo un torero con nombre y apellido que a la postre renació con arte ¡Todos en la plaza con la firmeza en sus irritantes convicciones, que esta tarde no pasaría nada!  ¡Ah pero que gratísima sorpresa emanó del manantial de arte del Erick torero! ¡Sobrado conocedor de los terrenos donde lidiar y torear con calidad, a dos verdaderos toros que por suerte le han tocado para exprimir su bagaje los jugos de la clase, para saber de que estaba hecho y, su verdad con suficiente rodaje para consumar el toreo que cortésmente atesora, pero desde sus adentros brotó gratamente el Erick hacedor del arte!  ¡En San Sebastián a pesar de Irse de vacío, Hay Torero para todos los ruedos con Calidad, Clase  preñado por el renacimiento del mentado como Erick Cortés, con aroma de torero importante! ¡Ay Toledana de mis amores, porque no quisiste Renacer reposadamente haciéndole el amor al arte!

¡Qué Agradable es El Renacimiento del Torear Reposado,
Que desde sus más Encomiados Adentros Guardaba en
Las Sábanas de su Buen Torear, para Despertar del Letargo del Arte
Rebosándonos con los más finos Aromas del Torear con Calidad y Clase,

Señoras y Señores, Lo de Erick cortésmente fue de lo Mejor en San Sebastián y Eso es Bastante!